Corrección postural con el método Barreras

CAMBIAMENTO DI FORMA

“El movimiento resulta de una secuencia continua de posturas sucesivas, provocando una interacción en todos los sentidos entre estática y dinámica, y sin embargo, no nos damos cuenta, se escapa de nuestras percepciones”.

¿Cuál es la enseñanza del tango y su correcta postura para el método  Barreras?

“Un lenguaje riguroso, de análisis y de práctica del cuerpo y de su postura en la que nada es lo que parece a nuestros ojos… a través de la búsqueda de una cultura fisiológica. Unir el cuerpo, la mente y el alma… para descubrir nuestro verdadero yo y despertar sus profundos recursos”.

El Método es un “modo de escuchar”
Este concepto, indica un camino experimental de uno mismo. A través de una “manera más sutil y silenciosa” (cuerpo, mente, alma) el espíritu se alegra dentro de nosotros cuando nos abrazamos y bailamos un tango. Volvemos a encontrarnos con nosotros mismos para volver a perdernos en el infinito del amor que nos espera. Una perspectiva, simplemente humana, nos hace interactuar con más tranquilidad y humildad hacia los demás. Un camino que nos conduce inevitablemente hasta el fondo, al centro de nosotros mismos, al origen, que es el alma misma. Así que este “camino” lleva al encuentro con una persona más allá de la apariencia, más allá de toda representación que el hombre se haya hecho. Por tanto, el objetivo es realizar un “camino” que no sólo sugiere una estrategia mental para obtener el resultado. Escuchar a uno mismo propone de encontrar el sendero en la búsqueda de la paz, gradualmente purificando nuestro ser de la apariencia y de la aproximación en la práctica el tango. El método nos invita a comenzar a reconocernos a través del cuerpo y de su funcionalidad: arraigarse profundamente en la ligereza de sí mismo, para poder elevar su propia percepción del cuerpo y voz interior. Es un desafío que nos lleva a reestructurar muchas cosas para volver a lo esencial del movimiento, a un principio de totalidad de cuerpo-mente-alma. La melodía para el método es encontrar “el camino del sentir”, donde el cuerpo, la mente y las emociones se enfrentan tanto con el interior como con el exterior, en una integración pacífica entre los cuerpos, la mente, el tango y las emociones.

El método consiste en introducir al alumno la comprensión de los movimientos fisiológicos, sobre la base de un análisis en profundidad del cuerpo para mejorarlo. El alumno aprenderá lo que significa aplicar la técnica en relación con la ejecución de los ejercicios, entenderá que no es una imposición de fuerza o de voluntad, sino un proceso gradual y metódico, impulsado por un profundo estado de relajación y ajuste del cuerpo consciente, “Un sistema consciente de unión, de intercambio directo entre el cuerpo y la mente.”

El método se centra en tres planos como referencia del cuerpo, a partir de sus fundamentos: las piernas, la pelvis, tronco. Por tanto, la atención se centra en la corrección del apoyo sobre el terreno, el ajuste de las caderas, para continuar con la columna vertebral.

El método considera el estudio detallado de estos tres puntos y su conjunción como medio para lograr la estabilidad de la entera estructura del cuerpo y afectar correctamente en cada uno de ellos, re- educando y orientando, acercándose a una nueva naturalidad del movimiento, más evolucionado. Cada uno de nosotros puede desarrollar su talento en modo consciente si nos educamos en estos principios fisiológicos esenciales del cuerpo. Estimular el conocimiento de las propias capacidades y poder respetar la naturaleza corporal, aumentando en gran medida la coordinación, el equilibrio, la flexibilidad, la resistencia y la la armonía de todo el cuerpo, y también dando el bienestar físico.

El control de la postura es el resultado de la constante atención al propio cuerpo: cuando nos levantamos de la cama y empezamos el día, cuando caminamos, cuando nos quedamos quietos, de pie o sentados, cuando nos sentamos y nos levantamos, cuando traemos la bolsa o mochila, al levantar pesos. A la postura también puede, afectar las muchas horas de trabajo, conducir o estar en el tráfico por largo tiempo, las horas de estar sentados para estudiar o el estrés. El primer paso crucial sería darse cuenta que durante el día no nos damos cuenta de cómo nos movemos, qué postura se asume y en general de cómo se hacen las cosas todos los días. Justamente somos cuidadosos con lo que estamos haciendo en aquel preciso momento. Por cierto no vamos a pensar en la postura que asumimos en ese preciso momento, si es correcto o no. Por lo tanto, siempre se debería tener cuidado de no cometer errores, incluso si “pequeños”, porque pueden llegar a ser una acción “perjudicial” para nuestro cuerpo, con especial atención a la parte de atrás del torso. Mover demasiado rápido los músculos del tronco sólo aumentarán el riesgo de dolor de espalda, tales como levantarse de la cama muy rápidamente porque tenemos que tener en cuenta que los músculos, tendones y ligamentos estaban en reposo en la misma posición durante toda la noche. Es necesario establecer una conexión más consciente
entre la relajación mente-cuerpo, un descanso activo. Caminar es la mejor manera de someter el cuerpo a un descanso activo (donde se debería pensar en modo pasivo),a una reactivación general de las articulaciones, tendones, ligamentos y músculos (un estiramiento pasivo que sólo producen efectos positivos en el cuerpo y la mente).

Existe una FORMA normal del cuerpo, a la cual va restituido un equilibrio más armonioso en cuanto a las articulaciones y los músculos en relación a la línea central del eje. A partir de estos supuestos, el Método tiene como objetivo “ re- educar a la forma natural del cuerpo en posición vertical”, en la persona que intenta restaurar la armonía de las tres partes del cuerpo: las extremidades inferiores, la pelvis y el tronco (extremidades superiores
y la cabeza aquí incluido), con un trabajo de reeducación postural a través de una práctica física y de conciencia, lenta, dulce (pasiva) a través de la fijación (caderas), la elongación y la flexibilidad de los músculos con falta de elasticidad. El Método adopta un trabajo postural y correctivo exigente aplicado sin esfuerzo.
Nuestra capacidad de equilibrio innata se confunde en la búsqueda del eje perfecto, ya que la estructura fisiológica nos permite no obstante, mantener un equilibrio. En la vida cotidiana para ayudar a ahorrar energía el cuerpo se relaja, perdiendo las capacidades de resistencia de la musculatura. La adopción de una postura que se somete a la fuerza de gravedad, derrumba hacia abajo, con un impacto negativo en el tono, las articulaciones y los ligamentos .
Por el contrario una postura sostenida de la correcta musculatura es saludable para nuestras articulaciones. Somos conscientes de los límites de nuestra postura ( no efectiva ) en el peor de los casos a la aparición de una sintomatología dolorosa. Al inicio de una sintomatología dolorosa, la tendencia es de bloquear el área del dolor en un intento de encontrar alivio o proteger esa zona. Este mecanismo natural en el tiempo agrava la situación, produciendo contracturas crónicas. Las adaptaciones que se producen en el cuerpo para mantener el equilibrio, como la mutación natural del peso del cuerpo hacia adelante o hacia atrás, es un acto espontáneo en el cuerpo, lo que no significa que sean correctos. Cambios espontáneos que el cuerpo adopta en la función de ahorro de energía, para satisfacer todas las posibles causas mencionadas anteriormente de una mala postura, son asimilados y aceptados por nuestro cerebro que nos permite sin embargo estar en equilibrio. Esto de ninguna manera significa que se trata de un equilibrio adecuado, correcto, de hecho estos errores posturales dañan gravemente nuestra salud. Por esto hay que volver a re-diseñar nuestra propia percepción postural, reconocer e introducir en un trabajo más pensado, consciente y preciso, lo que viene a ser, una forma técnica. 

El método en su práctica transforma la condición natural del cuerpo en un estado técnico, a través de un proceso gradual, ordenado en una secuencia progresiva de aprendizaje bien definido. El método educa los recursos naturales del cuerpo, creando en el individuo los conocimientos de cómo aumentar estos recursos para aplicarlos para siempre, convirtiéndose en Reales y efectivas constantes que el cuerpo va a tomar antes y durante el movimiento. Esto significa que estos recursos naturales, una vez instruidos, serán parte de nuestro proceder cotidiano, adquiriendo nuevos hábitos, originando nuevas tendencias al movimiento de todos los días, transformando este nuevo proceder en un principio natural y constante para enriquecer y mejorar la condición física y la calidad del movimiento. Entendíamos que los recursos naturales de la propia condición física, es la capacidad de cada uno de respirar, relajarse y extender los músculos. Aplicar al movimiento las 5 constante del cuerpo significa estar preparado para gestionar más eficazmente la fuerza de la gravedad y cualquier fuerza interesada al procedimiento del movimiento (dinámica). El proceso progresivo tiene tres etapas o posiciones: Describamos brevemente las tres etapas :
1 ) Primera etapa. Posición esquelética o natural. La primera etapa es la etapa de percepción donde el estudiante comienza a tomar conciencia de su cuerpo en sus partes y su peso empezando a reconocer el apoyo en el suelo. Se reconoce en la posición vertical bípeda, una relajación natural donde existe un soporte natural del cuerpo propuesta por el tono (Tono : tensión activa de los músculos, permanente e involuntaria)
2 ) Segunda etapa. Posición muscular (asociada con el proceso de las primeras constantes: la respiración, la relajación armónica, la fijación y extensión). La segunda etapa prevé, a partir del apoyo sobre el terreno, que el estudiante es capaz de instalarse en la línea del eje. Consiste esencialmente en el paso de la relajación aparente o desarmonica a la relajación armónica. Se trata de detener la oscilación del vaso de la pelvis (Cavidad pelviana) llevando el hueso sacro en una posición neutral. Se trata de centrar la columna vertebral en la vaso de la pelvis y poder extender la columna vertebral hasta la parte cervical (músculos sacro – vertebral).
3 ) Tercera etapa. posición muscular suspendida (quinta constante: suspensión) es el resultado de la resolución (adquisición permanente o constante) de la segunda etapa. La tercera etapa prevé el mantenimiento del estado de extensión de la columna en movimiento. Tal extensión y suspensión es el resultado de un soporte estable sobre el suelo, una extensión técnica de la musculatura específica de las piernas posible gracias a

la relajación armónica, y fijación de la Cavidad pelviana, que continúa en la extensión del tronco (m. de la columna vertebral y el recto del abdomen).

La secuencia ordenada del proceso de aprendizaje permite a la persona perfeccionar gradualmente su percepción del cuerpo educando el verdadero potencial de la respiración, aprendiendo realmente qué es relajar el cuerpo y activar en modo más armonioso el tono muscular. Se parte del concepto de posición “esquelética” (relacionado con el peso y la relajación del cuerpo en el estado natural de reposo) para lograr una posición más avanzada, que se define “muscular”, lo que permite un mayor control del cuerpo en el eje, asociado a una extensión y a un tipo de relajación armónica, consciente y selectiva en suspensión, que ofrece sin ninguna duda una mayor armonía y equilibrio del tono, y la eliminación de la compresión de las articulaciones (vertebrales, coxalfemorales, y rodillas). Por último, la posición muscular suspendida consiste en un cambio de estado del cuerpo que adquiere de forma estable la capacidad de las dos primeras etapas, para continuar con la tercera etapa, la de la suspensión de la columna vertebral.

RESPIRAZIONE E POSTURA

Rallentare significa ridurre il proprio ritmo interno, evitando la tendenza  a rispondere rapidamente a uno stimolo, interno o esterno, ad essere precipitosi. per far ciò è necessaria una diminuzione della velocità: una decelerazione chi ha bisogno della respirazione, di un respiro cosciente, leggero, fluido e anche profondo se ce n’è bisogno. Questo atto meccanico della respirazione va controllato costantemente.

Concentrandosi sulla pratica del respiro sarà più facile ogni volta allentare le diverse parte del corpo in tensione, cercando il godimento della pratica. Guarda la tua postura stando in piedi, percepisci i quattro punti di appoggio, visualizza l’inspirazione e l’ espirazione e vai a rilassarti, e, poco a poco, senti come la completezza ti avvolge, e sopratutto ti armonizza, mentre l’ansia si dissipa. E’ la pratica del respiro che ci permette  lentamente di sensibilizzare i sensi in modo da trovare una maggiore leggerezza nel corpo e nel movimento come nella sua condizione naturale di comunicazione. La respirazione ci invita a una meditazione leggera. Aiutiamo il nostro corpo ad essere più rilassato, più preparato ( respiro-mente, respiro-corpo, respiro-emozioni-respiro-spazio circondante), quando siamo pronti per muoverci, quando siamo in movimento e osservare quello che succede tra di noi, attorno a noi, ascoltando il nostro corpo, un respiro dopo l’altro e quello che ci passa in mezzo, senza pensare ad altro. Sarà uno sviluppo progressivo ma costante, la schiena e il collo saranno meno doloranti del solito, le articolazioni più sciolte. Troveremo dei miglioramenti in diverse regioni del corpo: articolazioni, muscolatura, equilibrio, postura, sistema cardio-respiratorio, sistema nervoso, ecc.

Deja un comentario